By admin diciembre 14, 2015
Turn-around-Management en PYMES

El proceso de reestructuración tiene como fin situar a las Compañías en una plataforma fuerte y sostenible, capaz de frenar el deterioro del Patrimonio de la misma y relanzarla de acuerdo con las nuevas premisas del mercado.

Los objetivos principales de este proceso son:

  • Maximizar Rentabilidad y Liquidez (caja)
  • Impulsar el desarrollo comercial
  • Asegurar la viabilidad del negocio a largo plazo

 

Este tipo de proceso, debe ser diseñado específicamente para cada empresa porque no existen soluciones estándares, y es necesario tomar medidas divergentes para cada fase del desajuste en la cual se encuentre la empresa. Así se asegura un enfoque estructurado y sostenible. Durante este proceso seguramente haya que tomar decisiones dolorosas y posiblemente medidas que no aporten rentabilidad a corto plazo pero, que serán garantías liquidez a largo plazo.

Porque el tiempo es una variable que da valor, tenemos que utilizarlo bien….

omina situación del negocio

 

Las crisis empresariales pueden tener causas externas e internas. Las causas externas afectan a las grandes empresas y las PYMES por igual, solo se diferencian por las posibilidades de maniobrar. En las causas internas en las características de la PYME influyen la aparición de las crisis y el progreso de su reparación.

Debido a los limitados recursos disponibles en una PYME (incluyendo la falta de personal técnico con conocimientos específicos) y la deficiente gestión empresarial por parte de la dirección, a menudo es un factor desencadenante de problemas internos. Según la experiencia de OMINA en proyectos de este tipo, en las PYME ocurriría lo siguiente:

No hay estructuras de gestión claras;

  • No hay planes de sucesión de directivos;
  • No existen planes de formación para los empleados o si los hay, tienen un enfoque técnico y no de gestión.
  • La gestión financiera se centra en la contabilidad y no en la gestión de las finanzas.
  • La falta de transparencia y comunicación interna sumada a sistemas de Controlling ineficientes promueve decisiones irracionales, que se amplían en situaciones de crisis por la presión del tiempo y la angustia existencial.
  • Los directivos de la PYME están acostumbrados a administrar, pero no a gestionar.

Además de estos aspectos, se ha demostrado que la probabilidad de supervivencia de las pequeñas empresas durante una crisis es mucho más reducida que la de las grandes empresas. Los inconvenientes principales son los relacionados con el tamaño de éstas.

En primer lugar, las PYMES tienen problemas de acceso a una parte sustancial del mercado de capitales y no tienen la misma capacidad de reunir capital como las grandes empresas.

En segundo lugar las grandes empresas pueden utilizar la ” economies of scale ” de forma significativa en casi todas las áreas de su negocio. Las PYMES suelen especializarse en los nichos del mercado para eludir la competencia de las grandes empresas. En una crisis, esta falta de diversificación tiene poco margen de maniobra para una reorientación estratégica.

Debido a las características de las PYMES, son necesarios enfoques de gestión específicos para afrontar un turn-around. Estos enfoques, difieren en las diversas fases del proceso de reestructuración dependiendo de:

  • Tiempo de reacción disponible para evitar el cierre
  • Equipo adecuado para llevar acabo la reestructuración
  • La disponibilidad de instrumentos de análisis y planificación eficientes
  • La combinación de las acciones correctivas a corto, medio y largo plazo

 

Comments

No comments found.

Deja un comentario

Your e-mail address will never by shared.

Please enter your name!

Please enter your email!

Please enter your website!

Please enter your comment!