El margen de maniobra

Turn-Around:

Un Turn-around se define como el conjunto de acciones estratégicas que deberá tomar una empresa para la reestructuración corporativa de la misma, con el correspondiente respaldo de consultores y gestores especializados en reversión de crisis que, tras un análisis previo de la situación empresarial, implementarán dicho plan de reversión contando con la rentabilidad, viabilidad y solvencia estratégica para tomar las medidas pertinentes.

En el siguiente gráfico se muestra la importancia del tiempo de maniobra disponible en cada tipo de turn-around:

 

margen maniobraAntes de iniciar un proceso de turn-around hay que responder con sinceridad a una pregunta crucial: “¿Es la empresa re-estructurada viable a largo plazo o no?”.

Si a esta pregunta se puede responder con un rotundo “sí”, estos son los ámbitos de actuación a tener en cuenta para que el turn-around sea un éxito:

turnaround exito

En resumen:

El principal problema en PYMES, es asumir que debe actuar. Después de este paso, debe ser consciente de que además, existe la posibilidad de llevar a cabo una reestructuración con éxito.

La toma de decisiones correctas también depende de la preparación y competencia de sus directivos. Es la razón por la que la incorporación de un Interim-Manager es una ventaja para la PYME, ya que aporta un punto de vista independiente al de la gestión interna.

En el caso de OMINA, nos diferenciamos de los directivos empleados o consultorías de gestión, proporcionando un liderazgo inmediato por periodos cortos que oscilan normalmente entre seis y nueve meses.

Debido a nuestro enfoque en unos resultados rápidos, somos una manera altamente rentable de proporcionar el crecimiento de su negocio, transformación, cambio o llenar los vacíos en el liderazgo de alto nivel. Aportamos de forma inmediata y basada en nuestro historial profesional los siguientes aspectos claves:

  • Valor – Gran experiencia demostrada en nuestro campo de actuación.
  • Resultados – Nos centramos en la entrega de la solución para lograr un éxito mensurable.

Nuestra propuesta de valor para nuestros clientes.

  1. Retorno de la inversión. Añadimos valor utilizando nuestras habilidades y experiencia para conseguir un resultado, solución o mitigar el riesgo; lo que ofrecerá un “retorno de la inversión” significativo para nuestros clientes.
  2. Velocidad. Comenzamos los proyectos de forma inmediata sin distenderlo a semanas o meses, ya que sabemos que el tiempo es crítico en estas situaciones.
  3. Experiencia. Incorporamos nuestras habilidades y conocimientos para hacer frente a un problema específico. La experiencia y conocimientos con la que contamos, nos permiten ser siempre productivos y resolutivos, teniendo un impacto apreciable desde el primer momento para maximizar las posibilidades de éxito.
  4. Objetividad. Nuestra perspectiva no está condicionada por la cultura o política de la empresa, ofreciendo por ello una perspectiva fresca sobre los aspectos necesarios que mejorarán el negocio. Somos profesionales independientes que contribuyen con honestidad sin influir en el equipo de gestión permanente, y al finalizar con éxito damos por concluida la relación con el cliente.
  5. Responsabilidad. Los resultados son la pieza clave del éxito. Por esta razón no asumimos meramente un papel consultivo, sino que actuamos como los gestores responsables de tramitar un negocio o proyecto.
  6. Eficacia. Al formar parte del Consejo de Administración, ser el CEO o Director General, recibimos la autoridad y credibilidad para efectuar el cambio o transición significativa dentro de una empresa.
  7. Compromiso. Nos implicamos personalmente en el éxito de la empresa actuando siempre con profesionalidad, ya que resulta importante para nuestra reputación futura; a diferencia de otras compañías que probablemente estén motivadas por factores económicos como tarifas diarias o la prolongación de la asignación más tiempo del establecido o considerado.

¿Hablamos? Cuéntanos tu proyecto.

 

 

Turn-around en PYMES

Turn-around-Management en PYMES

El proceso de reestructuración tiene como fin situar a las Compañías en una plataforma fuerte y sostenible, capaz de frenar el deterioro del Patrimonio de la misma y relanzarla de acuerdo con las nuevas premisas del mercado.

Los objetivos principales de este proceso son:

  • Maximizar Rentabilidad y Liquidez (caja)
  • Impulsar el desarrollo comercial
  • Asegurar la viabilidad del negocio a largo plazo

 

Este tipo de proceso, debe ser diseñado específicamente para cada empresa porque no existen soluciones estándares, y es necesario tomar medidas divergentes para cada fase del desajuste en la cual se encuentre la empresa. Así se asegura un enfoque estructurado y sostenible. Durante este proceso seguramente haya que tomar decisiones dolorosas y posiblemente medidas que no aporten rentabilidad a corto plazo pero, que serán garantías liquidez a largo plazo.

Porque el tiempo es una variable que da valor, tenemos que utilizarlo bien….

omina situación del negocio

 

Las crisis empresariales pueden tener causas externas e internas. Las causas externas afectan a las grandes empresas y las PYMES por igual, solo se diferencian por las posibilidades de maniobrar. En las causas internas en las características de la PYME influyen la aparición de las crisis y el progreso de su reparación.

Debido a los limitados recursos disponibles en una PYME (incluyendo la falta de personal técnico con conocimientos específicos) y la deficiente gestión empresarial por parte de la dirección, a menudo es un factor desencadenante de problemas internos. Según la experiencia de OMINA en proyectos de este tipo, en las PYME ocurriría lo siguiente:

No hay estructuras de gestión claras;

  • No hay planes de sucesión de directivos;
  • No existen planes de formación para los empleados o si los hay, tienen un enfoque técnico y no de gestión.
  • La gestión financiera se centra en la contabilidad y no en la gestión de las finanzas.
  • La falta de transparencia y comunicación interna sumada a sistemas de Controlling ineficientes promueve decisiones irracionales, que se amplían en situaciones de crisis por la presión del tiempo y la angustia existencial.
  • Los directivos de la PYME están acostumbrados a administrar, pero no a gestionar.

Además de estos aspectos, se ha demostrado que la probabilidad de supervivencia de las pequeñas empresas durante una crisis es mucho más reducida que la de las grandes empresas. Los inconvenientes principales son los relacionados con el tamaño de éstas.

En primer lugar, las PYMES tienen problemas de acceso a una parte sustancial del mercado de capitales y no tienen la misma capacidad de reunir capital como las grandes empresas.

En segundo lugar las grandes empresas pueden utilizar la ” economies of scale ” de forma significativa en casi todas las áreas de su negocio. Las PYMES suelen especializarse en los nichos del mercado para eludir la competencia de las grandes empresas. En una crisis, esta falta de diversificación tiene poco margen de maniobra para una reorientación estratégica.

Debido a las características de las PYMES, son necesarios enfoques de gestión específicos para afrontar un turn-around. Estos enfoques, difieren en las diversas fases del proceso de reestructuración dependiendo de:

  • Tiempo de reacción disponible para evitar el cierre
  • Equipo adecuado para llevar acabo la reestructuración
  • La disponibilidad de instrumentos de análisis y planificación eficientes
  • La combinación de las acciones correctivas a corto, medio y largo plazo